98F84D00-E3C3-4B10-A74A-D3A51C09CC86.jpg
Bio

Taller Mazo

Valeria Mazo es la artista y diseñadora detrás de las piezas de joyería del Taller Mazo, el cual desde el año 2016 a la fecha empieza a tomar un giro en el foco y el desarrollo de sus piezas, desde el cuestionamiento y la investigación en torno de la joyería contemporánea y los límites de los diferentes lenguajes y disciplinas en el arte, la joyería y el diseño.  Desde la observación de lo inútil, lo superfluo, la captura de las diferentes instancias de la naturaleza captiva en lo urbano y el sitio eriazo va desarrollando su propia estética expresada en delicadas piezas de joyería.

“Desde el principio de mi desarrollo como artista, siempre se me ha vuelto muy difícil definir mi campo de acción como ejecutora de obras/piezas, el ser artista o diseñador. Y en estos últimos años la joyería no ha vuelto más fácil esa tarea, ya que el oficio mismo de la joyería contemporánea se encuentra en un limbo entre doctrinas muy extraño de definir. Pero después de todo el caldo de cabeza que uno pueda tener intentando dar respuesta a un simple A qué te dedicas, lo que queda son las piezas en las que uno ha trabajado y su capacidad intrínseca de seducir, asombrar y de generar un diálogo, una relación.

Al final lo que queda es un objeto. Un objeto que puede ser llevado, apreciado, despreciado, valorado, perdido, encontrado, desintegrado, fundido, envejecido, oxidado, renovado, reciclado y reutilizado, pero que en el ámbito de la joyería se carga de un fuerte valor al generarse una relación con quien lo posea y lo cargue, desde el concepto de amuleto o talismán, desde la vestimenta y la búsqueda de la identidad, desde la cultura, la estética y la moda. Un objeto que se expresa en su materialidad, en materiales que tienen un valor en sí mismo y los que no, en donde el artista joyero propone y trabaja en conectar todos los elementos que le confieran a un objeto su condición de pieza de joyería.

A través del ejercicio de la joyería, pretendo extender y acercar la estética como estudio de la percepción, del cuestionamiento y entendimiento de la belleza y en cómo podemos llevarla en nosotros y rodearnos de ella. La belleza va mucho más allá de lo meramente bonito, es un concepto ligado también al equilibro y al bienestar emocional, al ejercicio de generar contrastes y entender nuestra identidad desde esa complejidad. De observar, de estar atento y de experimentar el presente.”